«SER TESTIGO DE SU AMOR» PBRO. GERZON FABIÁN MEDINA ARIZA, SSP

«SER TESTIGO DE SU AMOR» PBRO. GERZON FABIÁN MEDINA ARIZA, SSP

Confiado en la misericordia y Divina Providencia inicio esta nueva etapa, sin temores, ni vacilaciones, pues estoy seguro de que Él no solo ilumina nuestro camino, sino que además siempre está y camina a nuestro lado, que nos invita a permanecer siempre en su amor para dar frutos en abundancia.

Agradezco infinitamente a Dios por haberme elegido a seguir las huellas de su hijo, Jesús Maestro, por el don que me ha regalado. Esta vocación a la vida religiosa y presbiteral. Para ser testigo de su amor, proclamar su Palabra e irradiarla en el servicio y la caridad a ejemplo del Buen Pastor, Camino, Verdad y Vida.

De igual manera, agradezco a monseñor Germán Medina, obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Bogotá, por presidir esta Eucaristía y mi ordenación presbiteral. A nuestros hermanos de congregación: P. Doménico Solimán, Superior General, y su Consejo.

Al P. Danilo Antonio Medina, superior provincial, y su Consejo, y a todos nuestros hermanos paulinos, especialmente a los formadores que contribuyeron en mi crecimiento personal y espiritual; a todas las comunidades religiosas, cooperadores e institutos seculares de la Familia Paulina que se encuentran presentes, a mis padres, familiares y amigos, Dios les pague por su compañía, apoyo, y en especial, por sus oraciones, y a todas las personas que siguieron la trasmisión de esta Eucaristía.

Ruego a Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida para que, siendo fiel a los principios y valores de: vivir y comunicar el Evangelio, se haga palpable las palabras del beato P. Santiago Alberione, Fundador de toda la Familia Paulina: “Caminen en continua conversión, empiecen siempre desde un pesebre, que desde la oración y del sagrario brote la inspiración para comunicar la Palabra de Dios y recuerden que las obras de Dios se hacen con hombres y mujeres de Dios”.

Confiado en la misericordia y Divina Providencia inicio esta nueva etapa, sin temores, ni vacilaciones, pues estoy seguro de que Él no solo ilumina nuestro camino, sino que además siempre está y camina a nuestro lado, que nos invita a permanecer siempre en su amor para dar frutos en abundancia.
Que, María Reina de los Apóstoles y san Pablo apóstol, intercedan por nosotros y por mi vocación al servicio de la Palabra y del Pueblo de Dios. Gracia y paz, Dios los bendiga.

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

CATEGORÍAS
Compartir esto

Comentarios

Wordpress (0)
Disqus (0 )