SAN PABLO Y LA FAMILIA PAULINA

Estamos iniciando el mes de junio, que para nosotros representa una nueva oportunidad de crecer en nuestro aprecio y devoción por el Apóstol San Pablo, por su vida, sus escritos, su testimonio de santidad apostólica, su apasionado fervor por Cristo y por su Evangelio.

Familia Paulina, la celebración de la fiesta patronal no es solo el día 30, sino todo el mes de junio, pues procuramos dedicarlo a profundizar en nuestra identidad y misión inspiradas en el gran Apóstol de todos los pueblos. Su persona y su obra son tan grandes, que nunca terminaremos de aprender de ellas. El propio P. Alberione nos lo advierte y recomienda: «Conocer mejor a san Pablo; se ha escrito mucho sobre su personalidad humana y espiritual; pero todavía queda mucho por decir. “Conoce a tu padre…”» (CISP 601-602).

La herencia carismática recibida de nuestro Beato Fundador nos enseña a considerar a San Pablo como el Maestro por excelencia, en la medida en que supo configurarse con el Maestro Divino, es el apóstol incansable que dedicó todas sus energías a abrir caminos nuevos al Evangelio de Cristo Resucitado, hasta los confines de la tierra (Hch 1, 8); es nuestro modelo de oración, ya que nos recuerda que la meta de todo camino espiritual es poder llegar a decir con él: “es Cristo quien vive en mí” (Gal 2, 20); es el mejor intérprete de Jesucristo: «El más afortunado –el más grande–, el más completo intérprete e imitador de Cristo» (cf CISP 147; Pr UP 567); es el misionero por antonomasia que aprovechó todos los recursos y estrategias para llegar a las más variadas culturas con la Palabra de Dios y el anuncio pascual de Cristo; es el “arquitecto de la Iglesia”, por su admirable capacidad organizativa al servicio de la vida cristiana en las comunidades cristianas fundadas y visitadas por él, personalmente o a través de sus emisarios o sus cartas; y, sobre todo, es el hombre del equilibrio, como repetidamente lo dice el P. Alberione, por haber sabido armonizar dos elementos aparentemente opuestos: la contemplación y la acción (cf Catequesis Paulina, pp. 173-175).

Las enseñanzas e insistencias del Papa Francisco en sus documentos y catequesis acerca de nuestra identidad como discípulos misioneros del Señor, en la vida y obra de San Pablo encuentran una preciosa inspiración y sustento: ser Iglesia en salida, crear cultura del encuentro, ir a las periferias existenciales para llevar el gozo del Evangelio, encarnar la sinodalidad en el modo de ser y vivir como Iglesia, etc., son ideales que encontramos hechos realidad en la manera como el apóstol Pablo organizaba a sus comunidades y las animaba con sus palabras, sus exhortaciones, sus ejemplos.

Que por intercesión del mismo San Pablo, sepamos corresponder al maravilloso desafío de conocer mejor a nuestro padre e inspirador y parecernos cada vez más a él en nuestros procesos de conversión, de santificación y de misión evangelizadora paulina en el mundo.

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 166

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *