ESTATUTOS CAPITULO V Formación – Pertenencia – Promesa

En el fondo permanecía el pensamiento de que es necesario desarrollar toda la personalidad humana para la propia salvación y para un apostolado más fecundo: mente, corazón, voluntad... (AD 22).

Art. 10 – Formación integral

  • 1 – La formación requerida por el Fundador para todos los miembros de la Familia Paulina debe ser una formación integral que involucre a la persona humana en todas sus dimensiones: mente, voluntad, corazón y fuerzas físicas. Todo el ser ha de transformarse y cristificarse en el encuentro con Cristo Verdad, Camino y Vida, como discípulos del Maestro.
  • 2 – La formación, para ser integral, integrada y estable, la propone el P. Alberione con la imagen del carro y de las cuatro ruedas: santidad, estudio, apostolado y pobreza (cf. AD 100). Es una especificidad de la visión alberoniana de la persona y de su vida, forma parte de la tradición de la Familia Paulina y debe impregnar el camino de perfeccionamiento espiritual del Cooperador paulino.
  • 3 – El itinerario formativo del Cooperador paulino cubre estos ámbitos:

Formación humana – Se realiza cultivando particularmente el don de la vida; el conocimiento de sí mismo y de la propia historia a la luz del Evangelio; los valores de la persona, la familia, el trabajo, la justicia, la solidaridad, la responsabilidad por la casa común.

Formación cristiana – Implica el fomentar cuanto nos ayuda a “dar razón de la propia fe”: lectura, estudio y meditación de la Palabra de Dios, en particular la vida y las Cartas de san Pablo; lectura y estudio de los documentos de la Iglesia; instrucción y participación activa en la vida litúrgica; vida de oración como relación personal con Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, en el espíritu de san Pablo apóstol y bajo la mirada de María Reina de los Apóstoles; participación en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía, adorada y celebrada y en la Reconciliación; presencia activa en los momentos fuertes de la vida de la Iglesia local y los programados por la Asociación Cooperadores.

Formación carismatico-apostolica – Se logra comprometiéndose a leer y estudiar los textos y la vida del Fundador y los documentos de la Familia Paulina; a profundizar la identidad y la vocación/misión de los laicos en la Iglesia y en la sociedad, según las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia; a conocer y estudiar el Carisma de la Familia Paulina hoy, incluido lo especifico de los Institutos que la componen.

Formación al estudio – Abraza el conocer los medios, las formas y el lenguaje de la comunicación social, de la liturgia y de la pastoral, y como aplicarlos en la evangelización; estar al tanto e informarse sobre las realidades religiosa, social, cultural y política de la propia nación para una mejor “mediación” e “inculturación” del Evangelio en las realidades humanas y empapar el pensamiento y el saber humano de las categorías del Evangelio que es luz y sal del mundo (cf. AD 87); saber la historia y la vida de la Asociación Cooperadores Paulinos; perfeccionarse siempre por el conocimiento y estudio de la propia vida profesional; cultivar el compromiso de “aprender de todo y de todos ” en el día a día de la vida.

 

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 223

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *