LOS CUATRO EVANGELIOS PARA EL DISCÍPULO DE NUESTRO TIEMPO – PARTE 5

LOS CUATRO EVANGELIOS PARA EL DISCÍPULO DE NUESTRO TIEMPO – PARTE 5

La constitución conciliar Dei Verbum sintetiza en estas líneas densas la fidelidad a la verdad y a la historia que ha caracterizado el trabajo de trasmisión de las palabras y gestos de Jesús reunidos en los actuales Evangelios según Mateo, Marcos, Lucas y Juan:

PARA CONOCER A JESÚS MAESTRO

LOS CUATRO EVANGELIOS PARA  EL DISCÍPULO DE NUESTRO TIEMPO

Los criterios historicidad de los Evangelios

La constitución conciliar Dei Verbum sintetiza en estas líneas densas la fidelidad a la verdad y a la historia que ha caracterizado el trabajo de trasmisión de las palabras y gestos de Jesús reunidos en los actuales Evangelios según Mateo, Marcos, Lucas y Juan:

“La santa madre Iglesia siempre y todas partes ha sostenido y sostiene con firmeza y máxima constancia que los cuatro Evangelios, de los cuales afirma sin ninguna vacilación la historicidad, que trasmiten fielmente cuanto Jesús el Hijo de Dios, durante su vida entre los hombres, efectivamente hizo y enseñó por su salvación eterna, hasta el día en que ascendió al cielo” (n. 19).

Por parte de los estudiosos, ellos han elaborado algunos criterios que permiten garantizar la historicidad de los datos trasmitidos por los evangelistas, como también la historicidad y la autenticidad de las palabras de Jesús.

Al respecto es importante el estudio del exégeta protestante el alemán Joachim Jeremías (1900-1979): él, yendo al nivel originario arameo de los evangelios (el arameo era la lengua hablada en tiempos de Jesús), identificó las palabras auténticas de Jesús, que llamó con terminología latina “ipsissima verba Jesu” (“las mismísimas palabas de Jesús”).

Entre estos criterios recordemos los más significativos:

1) El criterio de múltiple acreditación: cuando un hecho o una palabra de Jesús adquieren un alto grado de historicidad, estando acreditados o reportados por más fuentes independientes entre sí. .

2) El criterio de la discontinuidad: cuando un hecho o palabra de Jesús resultan auténticos y no pueden ser explicados por el ambiente judaico en el cual vivió Jesús, ni del ambiente de la comunidad primitiva cristiana, como las frases: “El Hijo del hombre es señor del sábado” (Lc 6, 5), o: “[El hijo del hombre] no conoce el día ni la hora [del fin del tiempo y del mundo]” (Mt 24, 36), como también el apelativo aramaico Abbà(“padre”) con el cual Jesús se dirige a Dios (cfr. Mc 14,36). .

3) El criterio de la continuidad: cuando un dato evangélico se confirma auténtico y está en plena conformidad con el ambiente histórico, geográfico, arqueológico, socio-cultural contemporáneo de Jesús (por ejemplo el ambiente de las parábolas y el trasfondo político y social de los acontecimientos narrados en los evangelios). .

Podemos concluir afirmando que el evangelio o “buena noticia” sobre Jesús se nos trasmitió con fidelidad y verdad, los dos requisitos que el apóstol Pablo exigía de los predicadores del Evangelio de Jesús y que encontramos también en las páginas de los cuatro Evangelios, que ahora iniciamos a leer y a interiorizar en nuestra vida.

Como justamente afirma la Constitución Dei Verbum, que los evangelistas han trasmitido y referido sobre Jesús las “cosas verdaderas y auténticas” (n° 19).

Primo Angelo Gironi, ssp

Sacerdote de la Sociedad de San Pablo

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir esto

Comentarios

Wordpress (0)
Disqus ( )