EL TIEMPO DE ADVIENTO

La presentación de la dimensión escatológica trascendente de la salvación es ocasión para educar al sentido más pleno y dinámico de la vida, alimentada y confortada por la esperanza.

El tiempo del Adviento con su llamado a la dimensión escatológica trascendente de la salvación, fundada en el misterio de la encarnación, de la muerte y resurrección del Señor, debe formar a los creyentes, como Iglesia y como individuos, a ponerse como signo en el mundo. La voz del profeta Isaías y del Bautista, hace resonar en el Adviento el llamado a la justicia, a la caridad, a la conversión; llega a ser denuncia de la lógica del egoísmo hedonista que domina el mundo del bienestar y del consumismo, llega a ser compromiso para redimir positivamente esta nuestra historia contemporánea, de sus mitos y de sus ilusiones, poniendo signos alternativos para ventaja de la persona. La presentación de la dimensión escatológica trascendente de la salvación es ocasión para educar al sentido más pleno y dinámico de la vida, alimentada y confortada por la esperanza. Por eso es necesario dar a nuestras asambleas la conciencia de la verdadera y profunda dimensión de la esperanza cristiana, fundada sobre la venida de Cristo, nuestra esperanza. 

Augusto Bergamini

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 124

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *