SAN PABLO, MODELO E INSPIRADOR

SAN PABLO, MODELO E INSPIRADOR

La figura del apóstol San Pablo, y su testimonio de amor a Cristo y de entrega al anuncio del Evangelio dominan este mes de junio que estamos iniciando como Familia Paulina.

 La figura del apóstol San Pablo, y su testimonio de amor a Cristo y de entrega al anuncio del Evangelio dominan este mes de junio que estamos iniciando como Familia Paulina. En efecto, por voluntad de nuestra Beato Fundador, P. Santiago Alberione, los hijos e hijas de San Pablo dedicamos este mes a conocer mejor la vida y obra del Apóstol de las Gentes, para que, al profundizar en su enseñanza y sus escritos, podamos seguir mejor sus ejemplos de santidad y de apostolado.

El P. Alberione, en su testamento espiritual, compartió con nosotros las circunstancias y las razones de su admiración por San Pablo, y del porqué llegó a proponérnoslo como modelo e inspirador: “San Pablo, el santo de la universalidad. La admiración y devoción brotaron especialmente del estudio y meditación de la Carta a los Romanos. Desde entonces su personalidad y santidad, su corazón e intimidad con Jesús, su obra en dogmática y moral, la huella dejada en la organización de la Iglesia y su celo por todos los pueblos, fueron temas de meditación. Vio en Pablo verdaderamente al Apóstol; por consiguiente, todo apóstol y todo apostolado podían aprehender de él. A San Pablo fue consagrada la Familia. A San Pablo se atribuye igualmente la curación del Primer Maestro” (AD, 64).

Si queremos tener el espíritu paulino, no tenemos otro referente en el cual fijar nuestra mirada, nuestro corazón y nuestra atención sino en el propio San Pablo. Y desde él, será más fácil el empeño de la configuración con Cristo, que es la tarea prioritaria de todos los miembros de la Familia Paulina. Así también lo daba a entender el P. Alberione en 1960, cuando daba la bienvenida a los participantes en el curso especial de ejercicios espirituales en Ariccia: “… Os recibe nuestro padre, maestro y protector, san Pablo, que tanto nos ha amado, protegido, apoyado, y cuya doctrina, devoción y nombre habéis llevado por diversas naciones y a quien habéis glorificado. Fue padre y madre para todos sus hijos, y por eso creció la Familia Paulina, que es suya. Es verdad que, aunque tuvierais diez mil maestros, sólo tenéis un padre: «per evangelium ego vos genui» [«yo os engendré para el Evangelio»] (1 Cor 4, 15)”. (Ut Perfectus Sit Homo Dei, 11).

Aprovechemos estos días de junio para acudir con gusto y fervor a ese manantial de sabiduría y alimento espiritual que encontramos en la vida de San Pablo y en sus escritos. Dejémonos interpelar por su palabra, aprendamos de su testimonio de santidad y de apostolado, de modo que podamos ser realmente “san Pablo vivo hoy” para el mundo.

 

 

P. Danilo Medina L., ssp,
P. Danilo Medina L., ssp,

superior provincial

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir esto

Comentarios

Wordpress (0)
Disqus (0 )