REAVIVAR EL ESPÍRITU SANTO QUE TENEMOS DENTRO

El próximo domingo 23 de octubre se celebra la Jornada Mundial de las Misiones (Domund), con el tema tomado de los Hechos de los Apóstoles 1, 8: «El Espíritu Santo vendrá sobre ustedes y recibirán su fuerza para que sean mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines de la tierra».

El próximo domingo 23 de octubre  se celebra la Jornada Mundial de las Misiones  (Domund),  con el tema tomado de los Hechos de los Apóstoles 1, 8: «El Espíritu Santo vendrá sobre ustedes y recibirán su fuerza para que sean mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines de la tierra».

En camino a constituir una Iglesia totalmentemisionera, en la que todos los fieles sean testigos y misioneros de Jesucristo, el papa Francisco explica que el Señor “tiene una llamada que hacernos a la misión”. Pero esta debe ser “comunitaria y no personal”, evitando así que algunos vayan por libre…Sumado a esto, explicó también cómo llevar a cabo la misión de manera efectiva: «Exhortoa todos a retomar la valentía, la franqueza, esa parresía de los primeros cristianos, para testimoniar a Cristo con palabras y obras en cada ámbito de la vida».

En este punto -señala Francisco- tiene sustento el carácter universal de la misión de los discípulos, como “un movimiento geográfico centrífugo” que debe expandirse hasta los confines del mundo, adonde los discípulos son enviados no a hacer proselitismo, sino a cumplir su vocación de anunciar a Jesús.

Y el Santo Padre recuerda en su mensaje que «los discípulos de Jesús, que antes eran débiles, temerosos y cerrados, dieron inicio al periodo de evangelización del mundo. El Espíritu Santo los fortaleció, les dio la valentía y sabiduría para testimoniar a Cristo delante de todos». Por eso, todo discípulo misionero de Cristo está llamado a reconocer la importancia de la acción del Espíritu Santo, a vivir con Él en lo cotidiano y a recibir constantemente su fuerza e inspiración.

El Papa anima a vivir “conectados” con el Espíritu Santo, aun en situaciones de bajo rendimiento: “Cuando nos sintamos cansados, desanimados, perdidos, acordémonos de acudir al Espíritu Santo en la oración, que tiene un papel fundamental en la vida misionera, para dejarnos reconfortar y fortalecer por Él”.

Es un hecho esperanzador que el “Papa de la alegría” nos invite a seguir soñando con una “Iglesia totalmente misionera”. Esto nos exige a todos, tal como concluye el documento, que reavivemos nuestro Bautismo, para que nos lancemos sin temor a recomponer hoy nuestra condición de “profetas, testigos y misioneros del Señor”.

Siendo así y dada la urgencia de la misión ad gentes-y también la misión urbana-, va a ser necesario, en esta última, ser “un profeta en tu tierra”. No hay por qué esperar más.

                                                        José Antonio Varela Vidal

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 120

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *