LOS COOPERADORES EN EL CORAZÓN DEL MUNDO

Los Cooperadores paulinos están llamados ante todo a la santidad y a vivirla en el mundo. Para ello, son impulsados por el Espíritu Santo a cultivar con solicitud la vida interior y la relación personal con Cristo, a fin que, iluminados por el mismo Espíritu, todo lo hagan para dar “gloria a Dios y paz a los hombres”.

Los Cooperadores paulinos se santifican en la forma particular que deriva de su inserción en las realidades temporales, en lo cotidiano de la vida familiar, profesional, social y eclesial.

“Los fieles laicos están llamados por Dios, para que, desempeñando su propia profesión guiados por el espíritu evangélico, contribuyan a la santificación del mundo como desde dentro, a modo de fermento. Y así hagan manifestó a Cristo ante los demás, primordialmente mediante el testimonio de su vida, por la irradiación de la fe, la esperanza y la caridad” (LG 31; cf. también ChL 15). Los Cooperadores paulinos se comprometen a dar al mundo “una mentalidad cristiana, que luego, genere… vida cristiana, legislación cristiana… y todo lo que pueda asegurar una vida espiritual para las almas y una vida cristiana para la sociedad” (FSP58, p. 436).

Los Cooperadores paulinos, en el espíritu de las bienaventuranzas evangélicas, se compro­meten a vivir el Evangelio en compañía de la humanidad de hoy. El camino de santidad esta caracterizado por una vida según el Espíritu como respuesta libre, personal y consciente al amor recibido. Esta vida según el espíritu se manifiesta:

 

  • En la pobreza evangélica, tal como la define Alberione, con los criterios de sobriedad, laboriosidad y participación a la luz del bien común.
  • en la misericordia como apertura y caridad pastoral.
  • En la pureza de corazón, mente, voluntad y comportamiento.
  • En la justicia, para construir un mundo más fraterno que reconoce y promueve los derechos de todos, especialmente de los más débiles.
  • En ser artesanos de comunión y de paz en un mundo agitado y destrozado por la violencia y por las diferencias sociales.
  • En ser personas de comunicación, de buenas relaciones para tender puentes en una humanidad multicultural y multiétnica.

Siguiendo el ejemplo de san Pablo apóstol, el Cooperador paulino esta llamado a vivir y testimoniar con valentía y alegría la fe en Cristo crucificado y resucitado: No temais, “Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos” (Mt 28,20).

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 238

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *