COOPERADORES EN EL EVANGELIO

COOPERADORES EN EL EVANGELIO

Entre los múltiples y acertados cambios que ha hecho la Iglesia Católica en las últimas cinco décadas, la participación de los laicos es la más importante, porque ellos cumplen un papel protagónico dentro de las distintas acciones pastorales y evangelizadoras, y son responsables directos de la construcción y mejora de la Iglesia Católica.

ASOCIACIÓN DE COOPERADORES PAULINOS

“En 1908 escuché esta invitación de mi director espiritual: “es preciso buscar ayuda de las personas”, y a partir de ahí empecé a trabajar y cuidar a los cooperadores”

—Santiago Alberione

COOPERADORES EN EL EVANGELIO

 

Entre los múltiples y acertados cambios que ha hecho la Iglesia Católica en las últimas cinco décadas, la participación de los laicos es la más importante, porque ellos cumplen un papel protagónico dentro de las distintas acciones pastorales y evangelizadoras, y son responsables directos de la construcción y mejora de la Iglesia Católica.

 

En las últimas décadas, el desarrollo de la religiosidad, la espiritualidad y los cambios del mundo han exigido a la Iglesia estar más abierta a los laicos y esto ha permitido la disponibilidad, donación y entrega de ellos, que son quienes la conforman y por quienes actúa la Iglesia.

Fieles al Evangelio los laicos en la Iglesia están llamados a ser guías y orientadores de la sociedad, a ser luces en la oscuridad que produce el afán narciso y la carrera consumista que apaga los sentimientos y la espiritualidad; son conciencia al orientar desde la fe los acontecimientos diarios de la sociedad que, por la ciencia y la tecnología se racionaliza tanto que desprecia la espiritualidad. Los fieles cristianos son los principales responsables de representar a la Iglesia en todos los rincones, en los lugares a donde no llegan los hombres y las mujeres consagrados,

Fieles a la Doctrina Social de la Iglesia los laicos son los primeros responsables de callejear la fe -como dice el Papa Francisco- es decir, cristianizar el mundo hablando de todo cristianamente, como decía el beato Santiago Alberione.

Los laicos son los testimonios activos de las bienaventuranzas y son quienes con cada una de sus acciones le dan sabor a la vida que, por la injusticia reinante en el mundo se presenta insabora (sin sentido) para muchos.

Recordemos que en el Concilio Vaticano II (1962), la restitución de los laicos fue uno de los temas centrales, porque se comprendió el papel imprescindible de ellos en las distintas actividades de la Iglesia Católica. Con el documento «Apostolicam actuositatem», se buscó que los laicos dejaran de ser objeto de la evangelización y pasaran a ser protagonistas y responsables de esta tarea.

 

Este importante avance fue proféticamente bien entendido por el Beato Santiago Alberione, y prueba de ello es que al empezar su obra por la buena prensa, se apoyó en los laicos y luego en 1917, fundó la Asociación de Cooperadores Paulinos, grupo de hombres y mujeres que en la centenaria historia de la Familia Paulina ha desempeñado diversas acciones entre las que se destacan: la oración, el apoyo en el mundo, la divulgación de la buena prensa, la administración de las librerías y el acompañamiento en la orientación de los medios modernos de la comunicación social.

 

La Asociación de Cooperadores Paulinos congrega fieles de todas las edades que se comprometen con la “evangelización de los hombres de hoy con los medios de hoy”; acompañan las acciones de la Familia Paulina, y trabajan por ser ejemplo de “Cristo Maestro, Camino, Verdad y Vida”.

 

Todos los Cooperadores del evangelio están llamados a servir en los lugares que se encuentren y para esto deben comprender la diversidad los contextos educativos, científicos e informativos que presentan los medios masivos de comunicación -ya sean acertados o erróneos, profundos o superficiales, para que siendo fieles a su espiritualidad y a la formación recibida sean capaces de orientar y resolver la confusión que ellos dejan.

 

El Cooperador Paulino se destaca en la sociedad, porque lee, medita, vive y difunde el evangelio; está atento de los signos de los tiempos; cree y ama a Jesucristo; celebra la eucaristía, y con la fuerza recibida del Espíritu Santo hace llegar a todos la Palabra de Dios a través de los instrumentos de la comunicación social y de diversas acciones pastorales.

 

Para descubrir las necesidades y retos de la realidad Cristiana y lograr desarrollar la suficiente autonomía e iniciativa como laico comprometido, el cooperador vive la Espiritualidad del profeta de los gentiles -San Pablo- y busca alcanzar una madurez interior y humana a partir de la oración, la eucaristía, la reflexión continua y el encuentro sincero con el prójimo.  

ÉDVER AUGUSTO DELGADO

Email: edverdelgado@gmail.com  

Tel: 315 837 05 84

Bogotá – Colombia

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

CATEGORÍAS

Comentarios

Wordpress (0)
Disqus ( )