ESCUCHAR CON LOS OÍDOS DEL CORAZÓN

Escuchar con los oídos del corazón. San Pablo insiste a la comunidad de los romanos que «la fe proviene de la escucha» (Rm 10, 17).
0 ª
Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

En el mensaje de la quincuagésima sexta jornada de comunicación social, el papa Francisco ha recalcado con mucha insistencia la necesidad que vive la humanidad a la hora de escuchar. Por eso el título del tema de este año es escuchar con los oídos del corazón.

El Papa cita dos verbos importantes que se trataron en el mensaje de la quincuagésima quinta jornada de comunicación, ellos son: “ir y ver”, estos verbos abren un amplio preámbulo al tema que se reflexiona este año, escuchar. Escuchar es decisivo en la gramática de la comunicación y condición para un diálogo auténtico; sin ella no se puede crear la reciprocidad, conectividad y comunión que se genera entre un emisor y un receptor. Por esto el Papa insiste en que “escuchar sigue siendo esencial para la comunicación humana.” 

Pero esta no es una escucha que tal vez creamos que sea de innovación, tecnología o de grandes avances científicos, sino que es la escucha que se debe realizar desde los oídos del corazón de la persona, una escucha que calla para poder comprender, entender y dejar que el emisor pueda desahogar y descargar todo aquello que piensa, que vive, desea y anhela. No estamos hechos para vivir como átomos, sino juntos, porque es a través de la unidad como se crea la comunidad.

Escuchar con los oídos del corazón.

San Pablo insiste a la comunidad de los romanos que «la fe proviene de la escucha» (Rm 10, 17). Sin esta escucha la fe no se acrecienta, ni se fomenta en el cristiano. Pero, ¿cómo se puede cultivar? Lo principal es escuchando, meditando, reflexionando y haciendo muy personal la Palabra de Dios, otra forma de escucha es dedicar tiempo y atención aquel que tienen la necesidad de comunicar lo que vive y padece en su diario vivir.

La escucha corresponde al estilo humilde de Dios. «Presten atención a la forma en que escuchan» (Lc 8, 18) les dice Jesús a sus discípulos, dejando entender que no basta solo con escuchar, sino que hay que hacerlo bien. Sin prejuicios, juicios o comentarios que puedan entorpecer la escucha que se le brinda aquel que lo ha de necesitar. La primera escucha que hay que redescubrir cuando se busca una comunicación verdadera es la escucha de sí mismo, sin esta no se puede transmitir ni captar.

La escucha como condición de la buena comunicación también es muy necesaria en la Iglesia, el papa Francisco insiste, en lo que hace la comunicación buena y plenamente humana, es precisamente la escucha de quien tenemos delante, cara a cara, la escucha del otro a quien nos acercamos con apertura leal, confiada y honesta, esta es la cara que deben mostrar los hombres y mujeres que viven la fe.

cathopic_153974265371306

“Es triste cuando, también en la Iglesia, se forman bandos ideológicos, la escucha desaparece y su lugar lo ocupan contraposiciones estériles.”

Es necesario, que todo creyente pueda crear una identidad de escucha en este tiempo de la posmodernidad, donde importa más un ruido deshumanizante que la necesidad o calamidad que puede estar viviendo aquel que vive a nuestro lado.   

El Papa concluye haciendo la invitación en que: «Debemos escuchar con los oídos de Dios para poder hablar con la palabra de Dios» porque «Quien no sabe escuchar al hermano, pronto será incapaz de escuchar a Dios». Es claro que nos queda el desafía de crear, transmitir y vivir “el apostolado del oído”.

Jr. Riqui Javier López

Jr. Riqui Javier López

Religioso de la sociedad de San Pablo Provincia Colombia-Ecuador-Panamá

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 120

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *