LOS CUATRO EVANGELIOS PARA EL DISCÍPULO DE NUESTRO TIEMPO – PARTE 3 –  LAS FUENTES DE LOS EVANGELIOS

LOS CUATRO EVANGELIOS PARA EL DISCÍPULO DE NUESTRO TIEMPO – PARTE 3 – LAS FUENTES DE LOS EVANGELIOS

Los primeros tres Evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son conocidos con el nombre de “sinópticos”. El término, escogido en el siglo XVIII, es de origen griego y significa que estos tres Evangelios, si dispuestos en tres columnas, se pueden leer “juntas de una sola mirada” (del griegosyn, “juntos” y opsis, “de una sola mirada”).

PARA CONOCER A JESÚS MAESTRO

LOS CUATRO EVANGELIOS PARA  EL DISCÍPULO DE NUESTRO TIEMPO

Las fuentes de los Evangelios

       Los primeros tres Evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son conocidos con el nombre de “sinópticos”. El término, escogido en el siglo XVIII, es de origen griego y significa que estos tres Evangelios, si dispuestos en tres columnas, se pueden leer “juntas de una sola mirada” (del griegosyn, “juntos” y opsis, “de una sola mirada”). En esta “mirada de conjunto” se ven igualdades y diferencias. Estas últimas no son interpretadas como elementos que contradigan la historicidad y la verdad de los evangelios, sino como elementos que caracterizan la particular manera de acercarse a la persona de Jesús de parte de cada Evangelista.

       Así nació la cuestión sinóptica, es decir el problema que se refiere a las fuentes de estos tres Evangelistas y su recíproca dependencia, como también el orden con el cual disponen el material sobre Jesús y la terminología que cada uno adopta.

       Las preguntas que se hacen se pueden formular así: ¿Cuál es el primer evangelista? ¿Cómo se explican las diferencias que se encuentran en episodios comunes en todos los tres Evangelistas? ¿Cómo se explica la presencia de un episodio en uno (o dos) de estos evangelistas y la falta en los otros?

  • El Evangelio según san Marcos como fuente. – los estudiosos concuerdan hoy que el Evangelio según san Marcos es el primero de los Evangelios escritos. Mateo y Lucas lo utilizan como fuente y lo desarrollan según las exigencias de sus destinatarios y de sus comunidades.

La antigüedad había privilegiado en cambio el Evangelio según Mateo y veía en el evangelio según Lucas su complemento. El de san Marcos, por motivo de su brevedad, era considerado, según la definición de san Agustín como una síntesis del evangelio según san Mateo (de hecho decía que Marcos era “breviator” [síntesis] de Mateo).

La antigüedad había privilegiado en Hoy se ha llegado a la conclusión de que Marcos es la fuente de Mateo y de Lucas: por lo tanto se concluye que Marcos es la fuente de Mateo y Lucas: no es que Marcos sea el “resumen” de Mateo y Lucas, sino que son estos dos evangelistas quienes amplían y desarrollan la sobria narración de Marcos.

  • La fuente Q – Junto a Marcos como fuente, los estudiosos han identificado también otra fuente de los evangelios, llamada convencionalmente fuente Q(abreviación del término alemán Quelle, “fuente”).

Esta fuente – hipotética – contiene solamente los “dichos” de Jesús, llamados con el término griego lòghia(“dichos”), por lo cual es conocida también como fuente de los lòghia. En ella faltan por tanto las narraciones de los milagros de Jesús y por lo tanto no está la narración de la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

  • El “material propio” de cada evangelista como fuente – Los evangelistas Mateo y Lucas disponen también de otras dos fuentes, identificables en el llamado material propio, es decir de aquellos textos que han sido transmitidos de uno solo de ellos.

Sobre 1068 versículos del Evangelio según san Mateo, 330 versículos contienen este “material propio” (por ejemplo las narraciones de la infancia de Jesús en Mt 1-2). Los estudiosos alemanes llaman a este “material propio” Sondergut.

Sobre un total de 1149 versículos que forman el Evangelio según san Lucas, 548 versículos contienen el material propio que se encuentra exclusivamente en este evangelista. Pensemos a las parábolas del buen Samaritano (Lc 10, 30-37), del hijo pródigo (Lc15, 11-32), del administrador deshonesto (Lc 16, 1-12), el rico epulón y el pobre Lázaro (Lc 16, 19-31). Estos fueron transmitidos solo por san Lucas.

Primo Angelo Gironi, ssp

Sacerdote de la Sociedad de San Pablo

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir esto

Comentarios

Wordpress (0)
Disqus ( )