PAZ: VERDADERA JUSTICIA A TRAVÉS DEL DIÁLOGO

PAZ: VERDADERA JUSTICIA A TRAVÉS DEL DIÁLOGO

Aura Cecilia Vergara de Guzmán, bogotana de pura cepa, nació el 28 de febrero de 1959, hija de don Luis Alfredo Vergara y la señora Rosaura Cárdenas de Vergara, un matrimonio con profundas creencias católicas.

Continuando con el conocimiento de nuestros cooperadores paulinos, presentamos a nuestra compañera, Aura Cecilia Vergara de Guzmán, bogotana de pura cepa, nació el 28 de febrero de 1959, hija de don Luis Alfredo Vergara y la señora Rosaura Cárdenas de Vergara, un matrimonio con profundas creencias católicas.

Aura Cecilia está felizmente casada, por la Iglesia católica, desde hace 45 años con Guillermo Guzmán Urrego, de este amor disfrutan de sus hijos:  Claudia Marcela, médica, Diana Katherine, ingeniera de sistemas, Roció Del Pilar, odontóloga y Andrés, ingeniero y de sus siete adorables nietos.

Nuestra Cooperadora, es abogada de la Universidad Libre, con especialización en derecho tributario,  en contratos y aranceles. Su vida laboral la desarrolló en la Contraloría General, Ministerio de Hacienda y finalmente en empresas privadas.

 Recuerda su misión evangelizadora, con estas efusivas palabras: “Mis mejores recuerdos los viví cuando en diciembre celebrábamos las  novenas de aguinaldo con nuestros vecinos, entre bazares, cines matinales y mi trabajo como catequista, apoyada por la comunidad de los Vicentinos, fueron momentos de muchos recuerdos”.

Continua su relato: “Yo me sentía muy bien viviendo en el barrio Quinta Paredes, pero por las circunstancias de un grave accidente que tuvimos en nuestro apartamento, definimos trasladarnos a la Colina Campestre, donde residimos actualmente”.

El padre Ciro Quintero la invitó a pertenecer a la Asociación de Cooperadores Paulinos; desde entonces ha estado activa, asistiendo a las reuniones, charlas de fortalecimientos en la fe, retiros, peregrinaciones, organizados por la Familia Paulina donde ella manifiesta sentirse feliz de pertenecer a los Cooperadores Paulinos.

El padre Gustavo Nova, nuestro director, la postuló, en nombre de la comunidad, para el cargo de Juez de paz, persona elegida por los ciudadanos en forma democrática, saliendo elegida, cuya función principal es: Favorecer el dialogo para que las personas resuelvan sus conflictos de modo directo, aunque si no se llega a un acuerdo, el juez de paz podría dictar sentencia judicial, valiosa oportunidad que Dios le dio a Aura Cecilia para continuar su misión evangelizadora.

Desde estas líneas quiero resaltar la importancia de esta labor que está desarrollando nuestra compañera cooperadora paulina, Aurita, respondiendoa las palabras de los obispos de Corea: «Una verdadera paz solo puede lograrse cuando luchamos por la justicia a través del dialogo, persiguiendola reconciliación y el desarrollo mutuo”.

Felicitamos a nuestra compañera por el desarrollo de esta labor  y pedimos al Espíritu Santo que la ilumine con los dones y carismas necesarios  para lograr interpretar y solucionar los diferentes conflictos que se presentan.

José Hernán Clavijo Estupiñan

Cooperador Paulino.

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir esto

Comentarios

Wordpress (0)
Disqus ( )