PREPAREMOS LA NAVIDAD

“He aquí, pues, que la Iglesia nos recuerda la venida temporal de Jesucristo, Hijo de Dios encarnado, y a la vez nos recuerda la última venida suya, cuando se presentará para juzgar a todos los hombres y dar a cada uno el premio o el castigo según el mérito. ¿Quién podrá aquel día tener el premio, oír repetirse la invitación: «Venid, benditos de mi Padre»? [cf. Mt 25,34].

Quien en la tierra ha entrado en el reino de Jesucristo, reino de amor, de verdad, de justicia. La Iglesia nos invita hoy a prepararnos a entrar en este reino. El Adviento es la preparación a Navidad. Jesús, el día en que nace, abrirá su escuela a los hombres: escuela de verdad, escuela de santidad, escuela de amor. ¡Hemos de sentir la necesidad de esta escuela!” (PRS, Pr 2, p. 6-7).

Con estas expresiones citadas, tomadas de una predicación de 1952, nuestro Beato Fundador exhortaba a sus hijos e hijas a vivir intensamente el tiempo del Adviento en preparación a la Navidad. Iniciando este mes de diciembre, también nosotros, los hijos e hijas del P. Alberione en la Familia Paulina de hoy, queremos aprovechar este tiempo de gracia que es el Adviento, para acudir a esa singular escuela del Maestro Divino que inicia en el Pesebre y concluye en la cátedra de la cruz, para aprender sus lecciones de humildad y de amor, de entrega y de generosidad.

Aprovechemos este tiempo para renovar los motivos de nuestra esperanza y de nuestra alegría, valores esenciales de nuestra fe que marcarán todo el camino de este tiempo de preparación a la Navidad, como también lo recordaba el P. Alberione: “A medida que nos acercamos al gran día [de Navidad], la Iglesia se colma de un gozo cada vez mayor; por ello resuena la antífona: «Alégrate, ciudad de Sión; aclama, Jerusalén; mira a tu rey que está llegando, el Salvador del mundo» [Zac 9,9].
Este gozo lo manifiesta particularmente la Iglesia el día de Navidad, cuando contempla al Niño en la cuna del pesebre. Los ángeles invitaron a los pastores a aquella cuna; nosotros somos invitados por la Iglesia a presentar al Niño las primeras adoraciones. Adoramos en el sagrario, que es el verdadero pesebre, al Verbo divino, coeterno del Padre, nacido de María, en el tiempo, y que debe nacer para cada alma por medio de la gracia, a la espera de que nazca en nosotros en la eternidad
.” (Ibíd. P. 17).

Danilo Medina.

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 215

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *