FRUTOS EVANGELIZADORES CON ACCION FEMENINA

Son infinitos los frutos conocidos y por conocer, de hombres y mujeres que hemos bebido de la espiritualidad de la gran Familia Paulina en su misión evangelizadora

Son infinitos los frutos conocidos y por conocer, de hombres y mujeres que hemos bebido de la espiritualidad de la gran Familia Paulina en su misión evangelizadora, al dar respuesta a los sueños de nuestro fundador el beato Santiago Alberione, hace más de 100 años, quien nos ha dejado un legado para llevar la Buena Nueva de Jesucristo Maestro, Camino, Verdad y Vida a la humanidad, implementando todos los medios de comunicación, iluminados por el Espíritu Santo, teniendo como fundamento las enseñanzas de San Pablo y protegidos por Nuestra Madre María Santísima en su advocación de  Reina de los Apóstoles.

“Presencia de la mujer en el carisma paulino “; donde conoceremos ampliamente la contribución de la mujer en el plan de Dios, a través de los diferentes servicios que ha realizado y que realiza en respuestas a su vocación misionera de promover el encuentro gozoso de Jesucristo en el lugar donde nos encontremos.

En el libro de nuestro autor  destaca cada una de las comunidades que hacen presencia activa en diferentes contextos, desarrollando los dones y carismas en la misión encomendada, continuando el ejemplo de tantos hombres y mujeres.

Las mujeres que le han dado su a Dios a través de la gran Familia Paulina han tenido un proceso de formación en todas las áreas, conformando las comunidades así:  el beato Santiago Alberione, usando el estilo de san Pablo, de hacerse «todo con todos», además de la Sociedad de San Pablo, fundó cuatro Congregaciones femeninas: las Hijas de San Pablo, las Pías Discípulas del Divino Maestro, las Hermanas Pastorcitas, y las Hermanas Apostolinas, cuatro Institutos agregados: Jesús Sacerdote, San Gabriel Arcángel, Anunciación de María, Santa Familia; y la Asociación de Cooperadores Paulinos. Todos juntos constituyen la Familia Paulina.

Reflexionemos sobre el protagonismo que le dio el beato Santiago Alberione a la mujer:

1. La mujer asociada al celo sacerdotal.

“La mujer fue creada por Dios no solo para la ayuda material, sino especialmente para la ayuda moral del hombre”.

2. El celo de la mujer en la familia.

“Dado que la familia es el campo de trabajo más propio de la mujer, su obra depende de su condición de madre, esposa e hija”.

3. El celo de la mujer en la sociedad.

La mujer guiada por algunos principios claros, puede desarrollar un verdadero apostolado en la sociedad.

La identidad pastoral del carisma paulino da una oportunidad a todos a contribuir y reavivar el deseo de comunicar la Palabra de Dios y hacer llegar sus riquezas a toda la humanidad.

Rosalba Correa de Clavijo  

Cooperadora Paulina.

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 120

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *