ESPIRITUALIDAD DEL COOPERADOR PAULINO

Lo que os alimenta es el espíritu paulino... Tenéis una espiritualidad cristiana paulina. Nada más. Es decir, la espiritualidad cristiana como la interpretó san Pablo. ¡No hay nada más!... Nuestro espíritu es el Evangelio (FSP-SdC, pp. 62-63).

Art. 7 – Una espiritualidad integral

  • 1 – La espiritualidad del Cooperador paulino es la cultivada por toda la Familia Paulina, que tiene estos puntos esenciales de referencia: Jesús Maestro y Pastor, Camino, Verdad y Vida, María Reina de los Apóstoles, san Pablo y san Pedro.
  • 2 – El Cooperador paulino, a través de la Palabra de Dios y la Eucaristía, se alimenta de Cristo; en Él unifica la oración, el estudio, el apostolado y la propia vida; de Cristo recibe la gracia, la fuerza y la audacia para ser levadura y luz, en su testimonio de una vida nueva en medio de la humanidad de hoy: “Todo el hombre en Cristo Jesús, para un total amor a Dios: inteligencia, voluntad, corazón y fuerzas físicas” (AD 100).
  • 3 – La visión cristocéntrica de san Pablo refleja la orientación espiritual del Fundador, que nos invita a comprender el misterio total del Hijo de Dios a través de la definición evangélica de Maestro y Pastor, quien, “siendo el Camino, la Verdad y la Vida, responde a todas las expectativas del espíritu humano, más aún, las colma hasta el infinito’” (AG 13).
  • 4 – La visión alberoniana de María Reina de los Apóstoles, tal como se nos ha trasmitido, es la expresada en la liturgia: Edidit nobis Salvatorem. La santísima Virgen nos dio al Salvador, lo llevó en el seno, lo engendró y lo entregó a la humanidad. También nuestra vida espiritual se desarrolla en esa secuencia.
  • 5 – De san Pablo, el Fundador nos indica principalmente dos características: “Vivo, pero no soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí” (Gal 2,20) y “me hice todo para todos” (1Cor 9,22). El proceso de cristificación y la pasión por hacer que a Cristo le conozcan todos, especialmente los “gentiles”, caracterizan el espíritu paulino de toda nuestra Familia.
  • 6 – El método paulino -Verdad, Camino y Vida- es un elemento peculiar de la Familia Paulina en el cuidado y desarrollo de nuestra vida espiritual. Asimilado y hecho propio, será de gran ayuda para los Cooperadores.
  • 7 – El “Pacto” o “Secreto del éxito”, una oración formulada por nuestro Fundador, expresa la conciencia personal que debe animar el estilo de vida y el modo de pensar de los miembros de la Familia Paulina y, por lo tanto, de los Cooperadores.
  • 8 – Las prácticas cotidianas de piedad, así como el acompañamiento espiritual, favorecen la propia vivencia de la vocación en el mundo con constante atención a los signos de los tiempos.

 

  • 9 – Para vivir la espiritualidad, los Cooperadores encontrarán ayuda en el testimonio de vida del Primer Maestro, siempre en búsqueda de una santidad paulina, así como también en el testimonio de vida de las primeras generaciones, especialmente de los testigos paulinos cuya causa de beatificación y canonización está en curso.
  • 10 – Los retiros espirituales y la celebración de las efemérides y fiestas paulinas constituyen momentos de gracia para reavivar nuestra espiritualidad, nuestra pertenencia a la Familia Paulina y el compartir los frutos del compromiso apostólico.
  • 11 – Enraizado en Cristo Maestro y consciente de que todos los bautizados están llamados a la santidad y a la perfección de la caridad, el Cooperador paulino acepta la propia fragilidad y los sufrimientos inherentes a la vida y la misión, viviéndolos confiado en la misericordia del Señor y en la convicción de que “a quienes aman a Dios todo les sirve para el bien” (Rom 8,28).

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 215

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *