PARA CONOCER A JESÚS MAESTRO

LOS CUATRO EVANGELIOS PARA EL DISCIPULO DE NUESTRO TIEMPO P. Primo Gironi ssp (Entrega 25)
  1. “Uno solo es su Maestro”

En el Evangelio según san Mateo, el capítulo 23 se presta a una reflexión que ayuda a comprender mejor la identidad y el rol incluido en el título de “Maestro” atribuido a Jesús.

El capítulo, que se presenta como una áspera polémica entre Jesús y los guías espirituales de su tiempo (escribas, fariseos, doctores/intérpretes de la Ley mosaica) tiene su contexto en parte, en la época de Jesús y en parte en la época del evangelista y de su comunidad, cuando las relaciones entre la comunidad cristiana y la sinagoga eran muy tensas.

5.1 “En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos”

            La primera referencia es a la sinagoga, el lugar de encuentro (en griego synagoghè, que significa “reunión”) para el culto del sábado. Ese lugar tuvo su inicio en la época del exilio babilonense, después del templo de Jerusalén.

            En la “cátedra” o “púlpito” (en hebreo, tevà) se leían y se comentaban las Escrituras (sobre todo la Toràh, es decir el Pentateuco). La “catedra”, por lo tanto, designaba la autoridad oficial y unía el culto de la sinagoga con toda la tradición bíblica, que veía en Moisés el único custodio y el único intérprete.

            El verbo “estar sentados” Indica, en el lenguaje bíblico el rol del maestro o (sabio). Quien “está sentado” indica la actitud de quien no tiene prisa y tiene algo importante para comunicar y hacer reflexionar a los oyentes y destinatarios.

            Y porque el texto original del Evangelio de Mateo usa el verbo en pasado (“se han sentado” y no “se sientan”), aparece significativo el mensaje de Jesús: los escribas y fariseos ya no tienen la autoridad del maestro y del sabio, aunque si ellos reivindicaban la relación con Moisés, el Maestro y el Sabio por excelencia.

            Uno de los tratados de la Mishná (colección de textos religiosos) inicia de hecho así: “Moisés recibió la Toràh en el monte Sinaí y la trasmitió a Josué; Josué a los Ancianos; los Ancianos a los Profetas y los Profetas la trasmitieron a los escribas de la Grande Sinagoga”

            La Sinagoga era la asamblea calificada de los escribas y de los doctores de la Ley, sea de los tiempos de Jesús sea de los tiempos posteriores, cuando en el primer siglo d.C. nace, en la ciudad de Jamnia, la Grande Sinagoga, guardiana de la ortodoxia hebraica.

            Ellos decían tres cosas: “Sean prudentes en el juzgar; formen a bastantes discípulos; pongan una protección alrededor de la Toràh” (Tratado “Capítulos de los Padres” I, 1).

                                                                                               (Continuará)

Ah, hola

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Cooperador Paulino
Cooperador Paulino
Artículos: 248

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *