108 AÑOS DE GRACIA Y BENDICIÓN

108 AÑOS DE GRACIA Y BENDICIÓN

Los miembros de la Familia Paulina recibimos y vivimos el mes de agosto con inmensa alegría y gratitud, pues se trata del mes en el cual, cada año, celebramos el aniversario de nuestra existencia en el mundo y en la Iglesia, a partir de la fundación de la Sociedad de San Pablo, el 20 de agosto de 1914

Los miembros de la Familia Paulina recibimos y vivimos el mes de agosto con inmensa alegría y gratitud, pues se trata del mes en el cual, cada año, celebramos el aniversario de nuestra existencia en el mundo y en la Iglesia, a partir de la fundación de la Sociedad de San Pablo, el 20 de agosto de 1914. Han pasado ya 108 años, pero nuestro carisma no envejece, al contrario, se actualiza y se renueva con el paso del tiempo. Precisamente porque, siguiendo la intuición de nuestro Beato Fundador, vamos tratando de asumir “los medios más rápidos y eficaces” en la cultura de la comunicación, para convertirlos en areópagos del anuncio del Evangelio del Maestro Divino.

Para inspirar y acompañar la celebración de nuestro aniversario este año, puede sernos muy útil y apropiado, recordar el objetivo general propuesto por el reciente XI Capítulo general de la Sociedad de San Pablo: “Dejándonos transformar por la escucha de la Palabra de Dios, en diálogo con el mundo en profunda metamorfosis, nosotros, “editores” paulinos, nos comprometemos a ser artesanos de comunión, para proclamar proféticamente la alegría del Evangelio”. Se trata de un precioso desafío que es válido y que puede ser adoptado por todos los integrantes de la “admirable Familia Paulina”.

En efecto, nuestra vocación y misión al servicio del Reinado de Dios exige de nosotros caminos de continua, profunda y sincera conversión, a la luz de la Palabra de Dios, que es fuente de “la sabiduría espiritual que conduce a la salvación, mediante la fe en Cristo Jesús” (2 Tm 3, 15). Solo entonces, como fruto de este proceso, y en sintonía con las urgencias pastorales de una humanidad siempre cambiante, podremos, como María, ser “editores” de Cristo, dándolo al mundo como Maestro, Camino, Verdad y Vida.

Las circunstancias actuales que vive la humanidad, muchas veces proponen modelos y proyectos de vida que privilegian el egoísmo, la egolatría, la indiferencia frente al drama que viven nuestros semejantes, especialmente los más pobres y marginados. En respuesta a estas realidades, somos llamados a ser “artesanos de comunión”, en la línea de las enseñanzas recurrentes del Papa Francisco acerca de la sinodalidad. Justamente porque, sólo cuando se construyen la comunión y la participación, es posible proyectarnos a una misión que sea cada vez más eficaz y fecunda en frutos para la gloria de Dios y la paz de la humanidad. El mundo espera y necesita que cada uno de nosotros ˗paulinos/paulinas˗ sea un profeta que anuncia, con palabras y actitudes, el gozo del Evangelio que trae vida y esperanza al mundo.

 

 

P. Danilo Medina L., ssp,
P. Danilo Medina L., ssp,

superior provincial

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir esto

Comentarios

Wordpress (0)
Disqus (0 )