PARA CONOCER AL BEATO SANTIAGO ALBERIONE – UN APÓSTOL DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL (9ª ENTREGA)

PARA CONOCER AL BEATO SANTIAGO ALBERIONE – UN APÓSTOL DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL (9ª ENTREGA)

Santiago era un muchachito sencillo, espontáneo e incluso ingenuo, y siguió siéndolo durante toda su vida, aun cuando en la edad madura dio a menudo la impresión de ser un diplomático consumado.

En el seminario Bra

Santiago era un muchachito sencillo, espontáneo e incluso ingenuo, y siguió siéndolo durante toda su vida, aun cuando en la edad madura dio a menudo la impresión de ser un diplomático consumado. El sentía íntimamente que su deber era seguir la llamada de Dios, que consideraba como segura; imaginaba que también los demás debían sentir el deber de dejarlo Libre en esta decisión suya, y le parecía completamente injusto que en cambio intentasen oponerse.

Y ciertamente se oponía su padre, sobre todo por cuestiones económicas. El preveía gastos considerables para un hijo sacerdote; y sus finanzas no eran muy florecientes, como demuestran sus retrasos en el pago de la modestísima pensión que el seminario exigía el primer año. Y el hecho de que los hermanos motejasen de “cura” a Santiago para burlarse, demuestra que tampoco ellos habían aceptado muy favorablemente su decisión de entrar en el seminario.

A causa de este primer enfrentamiento con sus familiares, Santiago sufrió un pequeño trauma interior que aflojó los lazos de la sangre y no determinó, sino que favoreció, mas tarde, aquella su radical resolución de consagrarse a la familia que el Señor le había dado, ignorando casi por completo la familia de origen.

Es lícito suponer que la oposición del padre y de los hermanos cesara principalmente por la intervención del párroco, don Montersino, hombre prudente a quien los parroquianos consultaban con frecuencia para cuestiones no estrictamente ligadas a su ministerio. Para él, oponerse a la aspiración del chico era al menos una imprudencia. Y los Alberione, que tal vez tenían el defecto de amar excesivamente el trabajo y los beneficios, eran óptimos cristianos, dispuestos a tomar en la debida consideración los consejos desinteresados de su párroco. El deseo de Santiago, pues, fue escuchado.

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir esto

Comentarios

Wordpress (0)
Disqus (0 )